dimarts, 3 de desembre de 2013

Maratón Telaria: Woman

Aunque ya hace más de una semana que terminó el Maratón Telaria, hasta hoy no me había podido sentar a escribir la entrada correspondiente a la última semana. Para acabar el Maratón, Miren nos propuso el que para mi ha sido el reto más difícil: coser para nosotras. Durante todo el Maratón he optado por no complicarme excesivamente la vida y hacer costuras más o menos sencillas. En cambio, para la semana de adultos decidí arriesgar un poco más... y casi me quedo sin presentar el proyecto, ahora os explico.

Pero antes os quiero hablar de Caterina Pérez. Si no conocéis los bolsos y mochilas de Caterina ya estáis tardando en pasaros por su blog o por su tienda y os quedaréis automáticamente prendadas de ambos. A parte del buen gusto que tiene para elegir tejidos y colores, estan fantásticamente acabadas. Y para muestra, un botón:

Mochila Bayadera disponible aquí

Cuando empecé a coser (hace casi tres años) me apunté a clases de iniciación a la máquina de coser en La galeria del Centre Cívic Casa Sagnier, (si sois de Barcelona o alrededores os recomiendo que echéis un vistazo) y tuve el privilegio de que Caterina fuera la profesora. Con ella he hecho tres cursos: iniciación, costura avanzada y confección de un vestido y puedo decir que le debo todo lo que sé de coser. Bueno, al menos, de coser de forma ortodoxa, jejeje. Así que mi post de hoy también es un pequeño homenaje a Caterina.

El maravilloso espacio de La Galeria de Casa Sagnier
En fin, que me voy por las ramas. Como os he comentado, en el tercer curso de costura al que asistí realizamos un vestido a partir de un patrón precioso de un libro japonés del que, desgraciadamente, no recuerdo el título. En su día, me gustó tanto el resultado que tenía claro que quería repetirlo y la semana de adultos del Maratón Telaria ha sido la oportunidad perfecta. Es un vestido de manga larga, con pinzas en el delantero y en la espalda, cierre con cremallera invisible, talle un poco alto y falda evasé cortada al biés. Está confeccionado en una tela sintética pero con bastante caída, en marrón chocolate con pequeños lunares en verde y ocre. Pero mejor que lo veáis:

La foto tiene muy poca gracia pero eran las 1000 de un domingo por la noche y ya no me quedaban fuerzas
En principio, pensaba que no me iba a dar demasiados problemas porque era un patrón muy bien ajustado y que requería unas técnicas que ya había practicado en los cursos pero desde el primer momento se me torció la cosa. Le tuve que añadir forro a la falda porque la tela es bastante fina y al trasluz se ven las piernas, cosa que odio. Primera dificultad añadida. Tuve que descoser las mangas un par de veces para que quedaran más o menos decentes. Segundo escollo superado. No sé qué me pasó al cortar la falda que quedó 4 o 5 dedos más ancha que el cuerpo del vestido, cuando tenían que haber encajado. Supongo, que al cortar el tejido al bies se me descuajaringó un poco la cosa. Lo arreglé haciendo un pequeño fruncido que por suerte, ha quedado bastante disimulado. Tercer obstáculo salvado. Y cuando ya pensaba que ya lo tenía, la cremallera invisible me hizo sudar, la muy jodía. Conseguí colocarla pero ha quedado un poco chusca, lo reconozco. Bueno, va detrás y no la veo, cuarta prueba superada. Y a partir de ahí todo fue coser y cantar jajajajaja!
La autofoto de rigor, con detalle de las pinzas del delantero
Al final, entre rematar el cuello con bies, y los dobladillos de bajos y mangas, casi no llego para presentarlo a la Maratón Telaria. Aunque también pienso que si no hubiera sido porque quería sí o sí presentar algo cada semana, igual hubiera tirado la toalla, así que, una vez más, gracias Miren por organizar este festival de la costura compulsiva ;-)
Me acabo de dar cuenta de que en la foto sale mi mochila Caterina Pérez. La encontráis?
Pues con esto y un bizcocho, se ha acabado el Maratón Telaria. Reconozco que en algunos momentos me he arrepentido de ser tan cabezota y querer llegar a todo pero creo que al final ha valido muchísimo la pena porque, aparte de las costuras realizadas (esta, esta, esta y esta), he descubierto el trabajo de muchas blogueras que no conocía y he dado a conocer el mío un poquito.

Aquí, podéis ver lo que ha hecho el resto de participantes de la semana de adultos.

Saludos costureros y compulsivos!

10 comentaris:

  1. Lupe!! ME encanta el vestido, es precioso!!!!!!!! La tela es super bonita. Te ha quedado genial!! Me alegra que superaras los problemillas, porque el resultado es perfecto!!! Me gusta mucho. Y la mochila también ;) Creo que la he distinguido en la foto ;) Besos!!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Loreto! Me alegro de que te guste. Al final estas costuras que se nos complican también te dan tu satisfacción, además te hacen mejorar técnicamente, no? Un abrazo, guapa.

      Elimina
  2. Pues no sé cómo esta la cremallera, pero el vestido te queda perfecto y la mochila estupenda.
    Besos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias Lazos y Picunelas. Y bienvenida a mi casa! Un abrazo.

      Elimina
  3. Qué bonito! !! Me encanta tanto la forma como la tela. Al final mereció la pena tantas dificultades.
    La mochila... a los pies del sofá? ?

    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias Marta. La verdas es que al final ha quedado mejor de los que esperaba mientras lo cosía. Y siiii, has encontrado la mochila! Un abrazo.

      Elimina
  4. Ayyyyy, qué bonito, me encanta esa tela, y le va genial al patrón. Te queda muy bien, así que está claro que los obstáculos están salvados de sobra.
    ¡Enhorabuena por tu vestido!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias y bienvenida a mi humilde morada. Un abrazo.

      Elimina
  5. ostres què bonic! m'encanta aquest patró que has triat, et queda molt bé i a més serà molt portable.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Doncs la veritat és que encara no l'he estrenat perquè no tinc cap jaqueta que combini i fa massa fred per portar-lo sense res a sobre. Però crec que a la primavera li'n treuré molt de partit. Una abraçada.

      Elimina